Guillermo Latorre

CEO de Cuéntica, amigo de Django, sketchnoter y vegan.

Equipación y recursos necesarios para mantener una dieta natural para tu perro

Después de unos meses siguiendo una dieta BARF para Django, voy a hacer un repaso de los recursos que considero esenciales para poder llevarla a cabo correctamente, según mi experiencia. Lógicamente, conforme se va avanzando en la dieta, cada uno va teniendo sus necesidades y tiene su propio estilo, pero creo que esta lista sirve para todo el mundo. Más aún para aquellos que se estén pensando el cambio a una dieta natural o que estén empezando.

La bandeja del congelador de Django ahora mismo En la bandeja de la foto: medio pollo, un cuarto trasero de pollo, varias alitas, un corazón de vaca, una bolsa con huesos recreativos (rabo de vaca en trozos, espinazo de cerdo y medio fémur de vaca), un paquete de dieta Yum, una bolsa con media docena de sardinas pequeñas y una cabeza de pescado. Todo en una bandeja del congelador, :)

La idea es responder a una de las preguntas más habituales que me suelen hacer cuando hablo de la dieta natural: pero... necesitarás un montón de herramientas/espacio/recursos, ¿no?.

Perro comiendo hueso carnoso

En realidad no hace falta demasiado:

  1. Una batidora. La necesitarás para hacer los purés de verduras o para cualquier día en que quieras triturar o mezclar alimentos, por la razón que sea. Yo tengo esta Braun y va de maravilla, la conseguí en Amazon con un 50% de descuento.
  2. Una báscula de cocina. No es obligatorio, pero yo creo que es muy interesante para las primeras semanas. Con una báscula de cocina, cuando preparas la comida del perrete puedes saber con exactitud que te estás moviendo en las cantidades adecuadas. Una vez se va pillando, probablemente no la usarás. Yo he dejado de usarla y las raciones las hago "a ojo". Yo tengo esta y funciona muy bien.
  3. Un buen cuchillo y una buena tabla para cortar. Fundamentales las dos cosas. El cuchillo porque vas a tener que cortar muchas piezas crudas (con huesos, cartílagos y tal) y no sólo lo harás más cómodo sino también con mayor seguridad. Y la tabla porque la carne cruda sangra y mancha, así que viene bien hacerlo todo en una misma superficie para limpiarla fácilmente. Sería genial si fuera gruesa y de plástico, porque en muchas ocasiones también vas a tener que dar unos buenos golpes a huesos, carnes duras, etc. También recomendaría tener un buen afilador, que es una inversión cojonuda porque puedes resucitar cuchillos buenos que pensabas que ya no les quedaba mucha vida.
  4. Hacer espacio en el congelador. Te acostumbrarás a comprar los alimentos en pedidos grandes, adaptados al espacio que tengas disponible en tu congelador. Yo tengo uno normal, de las tres bandejas que tiene una y media son para mí y la otra mitad para los alimentos de Django. En caso de tener varios perros o hacer compras muy grandes, yo me plantearía comprar un arcón congelador para almacenar mucho más cómodamente.
  5. Una o varias bandejas del frigorífico para no mezclar con tu comida. En mi nevera hay una bandeja que sólo es para cosas de Django: carne descongelada, alimentos "a mitad" para una próxima comida, yogures, etc. De hecho tengo dos bandejas de plástico puestas en la bandeja del frigorífico, para separar las carnes crudas del resto y limpiar fácilmente si gotea algo de sangre o lo que sea. Las verduras no las separo, están todas en los cajones.
  6. Tuppers y bolsas de congelación. Para los alimentos que guardes en la nevera, recomiendo usar tuppers para evitar que manchen y desprendan olores en la nevera. Y para el congelador, bolsas de plástico de congelación, que van súper bien no sólo para separar bien los alimentos sino también para ver qué son sin necesidad de ir apuntando encima con un rotulador. En los supermercados tienes juegos de tuppers de varios tamaños súper baratos y las bolsas las tienen en diferentes formatos, tamaños y colores.
  7. Una carnicería que comprenda lo que necesitas y te ayude a conseguir alimentos baratos y con regularidad. Te harás súper amigo (o deberías) del carnicero que tengas cerca, si es uno de barrio mucho mejor porque podrás explicar bien tus necesidades y él tendrá mucha más flexibilidad. Yo voy a dos, uno porque lo tengo al lado de casa y suelo comprarle cosas para mí, y me guarda huesos carnosos para el perro. El otro un poco más lejos, pero de camino al trabajo, que es una mujer súper enrrollada que me trae vísceras, me guarda carcasas de pollo, huesos recreativos súper molones, etc.
  8. Un poquito de formación. No digo que haya que hacerse un máster en nutrición canina, pero sí es obligatorio leer algún libro, suscribirse a algunas páginas web, monográficos o lo que sea. Algo sencillo que te aporte la información básica para hacer las cosas bien. Y lógicamente, cuanto más sepas mejor, :)
    Yo ya te he recomendado algún libro y publicado algunos consejos sobre dietas BARF en artículos anteriores:

¿Se te ocurre alguna otra cosa? ¿Sueles utilizar o hacer habitualmente algo que no esté reflejado aquí?