Guillermo Latorre

CEO de Cuéntica, amigo de Django, sketchnoter y vegan.

No te alarmes, son cerebros todavía mal entrenados

Eso es lo que nos han dado, una vez más, los locos de Igualdad Animal con su reportaje sobre la industria del foie gras: un bofetón en toda la cara a todos los seres humanos.

La investigación, que ha saltado a los medios recientemente con su publicación en el diario Público, en realidad comenzó hace más de 2 años para informar sobre lo que está ocurriendo en las granjas de foie gras francesas. La noticia de hoy es el reportaje audiovisual que la asociación ha hecho público sobre una granja de la empresa Euralis (el mayor productor del mundo).

Pato siendo torturado

Que las personas nos estemos permitiendo hacer esto es absolutamente demencial. Estamos tirando por tierra toda nuestra esencia, todo lo que nos hace seres humanos. Nuestra capacidad de reflexión, nuestra capacidad para entender una sociedad, nuestra habilidad para empatizar con los demás, nuestra comprensión del bien y del mal... Lo estamos tirando todo por la borda. Estamos dando prioridad total a nuestros antojos y a nuestros placeres fugaces que no llevan a nada. Y los estamos poniendo por delante de valores éticos y morales tan brutalmente básicos como son no torturar o no matar. Es lamentable siquiera tener que hablar de esto, tener que pensar en ello.

Estamos actuando como auténticos sádicos: para conseguir el placer momentáneo de comer una tostada con foie gras somos capaces de "crear" seres vivos, darles la vida para torturarlos cada minuto desde que nacen y finalmente asesinarlos. Así, sin ningún escrúpulo. Quiero mi tostada.

Estamos siendo entrenados para que así sea. A nuestro cerebro llegan continuamente píldoras de conocimiento de situaciones degarradoras, pero está entrenado para ser capaz de bloquearlas y que se queden sólo en eso, en sensaciones momentáneas simplemente incómodas. Bien entrenados, podemos vivir con ello. No nos afectan en el día a día. La mayor parte del tiempo ni nos acordamos, no nos vienen a la mente. Ni siquiera las relacionamos cuando vamos al supermercado y vemos todos esos productos enlatados que, en realidad, encierran dolor, frustración, agonía... y buen sabor.

Muchas personas dicen estar "en contra" de que se publiquen este tipo de informes, de que se llene su Facebook de fotos y videos que muestran las barbaridades que cometemos. Dicen que ya saben lo que hay, pero que tampoco hay que enseñarlo así, tal cual es en realidad. Pero no te alarmes, son sólo cerebros que todavía están mal entrenados, sólo hay que darles un poco más de tiempo. Dentro de poco, la gloriosa especie humana conseguirá evolucionar sus cerebros para que directamente ni vean esas imágenes. Y, por supuesto, bloquearemos a los que las publican.

PD: sólo en los 5 minutos que has empleado en leer este artículo, hemos asesinado a 21.000 patos y ni dios sabe cuántos están siendo torturados en este mismo momento.

Enlaces sobre la noticia del foie gras: